0 0
Garbanzos con dátiles y cúrcuma

Compartir

O simplemente puedes copiar y compartir esta URL

Ingredientes

440g de garbanzos cocidos
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1 zanahoria mediana (100g aprox)
60g de champiñones portobello
3 dátiles Medjool
1 cdta cúrcuma
1 pizca pimienta negra
1/2 cdta canela molida
AOVE para el sofrito y sal

Información nutricional

139
Calorías
21,7
Hidratos
8,1
~Azúcar
4,9
~Fibra
4,9
Proteínas
4,3
Grasas

Garbanzos con dátiles y cúrcuma

Un guiso poco tradicional

  • 25
  • Serves 3
  • Fácil

Ingredientes

  • AOVE para el sofrito y sal

Algo que debes saber

¿Te apetece incluir más legumbres en tu dieta pero te faltan ideas? ¿O te pasa como a mí y siempre se te olvida ponerlas a remojo? Pues no te preocupes porque que hoy te traigo esta súper receta de garbanzos con cúrcuma y dátiles que seguro se hará un huequito en tu recetario.

Además, ¡sólo necesitas 10 minutos de preparación! ¿A que ya se te está haciendo la boca agua?

Garbanzos con dátiles y cúrcuma: propiedades y beneficios

Este guiso de garbanzos con cúrcuma y dátiles es una receta muy completa que destaca sobre todo por sus aportes de fibra, Vitamina A, Ácido Fólico y Manganeso, que nos ayuda a reforzar la memoria y disminuir el cansancio.

Los garbanzos, a diferencia de algunas legumbres que son deficitarias en metionina -uno de los aminoácidos esenciales- son una fuente de proteína vegetal completa, pero aún así es conveniente acompañarlos con cereales o granos para mejorar su digestibilidad proteica.

Yo he optado por estas mini-piadinas de espelta que me parece que le van que ni pintadas.

La cúrcuma no sólo nos aportará ese delicioso tono anaranjado a nuestro plato, sino que el aporte de curcuminoides, aceites volátiles y vitaminas le otorgan grandes propiedades medicinales.

Además de las ya consabidos beneficios antiinflamatorios y antioxidantes, un dato curioso, menos conocido y perfecto para esta receta es su poder carminativo, es decir, que evita las flatulencias y los cólicos intestinales, generalmente asociados al consumo de legumbres.

Los dátiles a su vez tienen una gran variedad de nutrientes y antioxidantes que resultan un remedio natural para la ansiedad y el estrés.

Garbanzos en conserva: adiós al tiempo de remojo.

Me encantan los platos de legumbres pero siempre, siempre me encontraba en la misma situación: el día que quería cocinarlos, no me había acordado de ponerlos a remojo previamente. Conclusión: comía otra cosa.

Todo eso cambió al descubrir las legumbres en conserva ecológicas. Siempre he optado por los alimentos menos procesados posible y las conservas tienen fama de incorporar algún ingrediente que otro poco saludable.

En cambio, las conservas de origen ecológico llevan únicamente productos reconocibles como agua, sal marina o limón (dependiendo del caso).

Para esta receta yo he utilizado los Garbanzos al natural Extra de Gumendi. Su calidad y textura son perfectas, los puedes tener siempre a mano en la despensa y al estar listos para consumir, te ahorran un montón de tiempo.

¡Sin duda te recomiendo probarlos!

Pasos

1
Hecho

Pela y pica la cebolla y los ajos muy finos.
Pela y pica la zanahoria en bastones y los champiñones en dados.
Reserva.

2
Hecho

Despepita los dátiles y córtalos primero en mitades, y luego en cortes transversales. Te quedarán como medias lunas.

3
Hecho

Añade AOVE a la olla y sofríe durante un minuto la cebolla y el ajo a fuego medio-fuerte sin parar de remover. A continuación añade la zanahoria, la sal y baja a fuego medio.

4
Hecho

Después echa la cúrcuma, la pimienta y la canela y remueve medio minuto hasta que desprendan su aroma. A continuación añade los dátiles y los champiñones, rectifica de sal y baja el fuego para que se hagan lentamente durante 4 o 5 minutos.

5
Hecho

Mientras tanto, echa los garbanzos en un colador y aclara bajo el agua. Añade al preparado anterior cuando las verduras ya estén pochadas.

6
Hecho

Vierte agua hasta que cubra un dedo por encima.
Sube el fuego hasta que rompa a hervir y a continuación bájalo a fuego medio y lo dejas unos 15 minutos.

Yo suelo calentar agua previamente en un hervidor y añadirla ya caliente. Si la añades fría, este tiempo se retrasará un poco hasta que rompa a hervir.

7
Hecho

A la hora de servir, decora con sésamo negro y acompáñalo con una piadina de espelta o arroz por ejemplo) para hacer de tu plato un plato completo.

¡Y a disfrutar!

Recuerda que los valores nutricionales están calculados por cada 100g de producto

Patty

Patty

desayuno kefir de cabra
anterior
Kéfir de cabra con semillas de chía y frutos rojos
natillas veganas
siguiente
Natillas veganas sin azúcar

Deja tu comentario