2 0
Trigo sarraceno | Receta básica

Compartir

O simplemente puedes copiar y compartir esta URL

Ingredientes

1 taza de Trigo sarraceno
Aceite de oliva, agua y sal

Información nutricional

344
Calorías
71.5 g
Hidratos
10 g
Fibra
13.2 g
Proteínas
3.40 g
Grasas
78 mg
ω-3
25%
B2
35%
B3
10%
B6
58%
Mg
12%
Fe
12%
Se

Trigo sarraceno | Receta básica

Proporción 2:1

  • 20 min
  • Fácil

Ingredientes

  • Aceite de oliva, agua y sal

Algo que debes saber

En contra de lo que todos podemos pensar, el Trigo sarraceno no tiene nada de trigo ni de sarraceno.

También conocido como alforfón, el trigo sarraceno no es un cereal, sino una planta herbácea anual de origen asiático.

Está considerada como un pseudocereal al igual que la quinoa y como ésta, tampoco contiene gluten.

illustration_fagopyrum_esculentum0_clean

Sus semillas triangulares se emplean en alimentación en forma de harinas o enteras como sustitutas del arroz u otros cereales, por su alto valor nutritivo y a la ausencia de gluten.

Propiedades nutricionales del trigo sarraceno

El trigo sarraceno está considerado uno de los reyes de la proteína vegetal gracias a su elevado contenido proteico (en torno a un 10- 13%) y por tratarse de proteínas de gran biodisponibilidad, de las cuales podemos asimilar el 70%.

Se trata de una proteína vegetal de alto valor biológico por proporcionarnos un buen número de aminoácidos esenciales en cantidades suficientes (arginina, metionina, lisina, treonina, triptófano y valina).

Al contrario de lo que suele pasar con el resto de granos, es muy rico en lisina -un aminoácido esencial limitante en los cereales- y en metionina, escaso en las legumbres.

En cuanto a los hidratos de carbono que contiene cabe destacar la cantidad de almidón y fibra alimentaria que aporta.

Por ello, es un buen aliado que nos ayuda en los problemas de tránsito intestinal, regula la absorción de grasas y la absorción de azúcar en sangre. Esto está especialmente indicado a la hora de combatir la obesidad, el colesterol y controlar la diabetes.

También proporciona cantidades interesantes de magnesio, hierro, potasio, fósforo y ciertas vitaminas del grupo B, recomendados en casos de estrés, anemia y trastornos cardiovasculares como hipertensión o mala circulación.

Pero sin duda uno de los mayores beneficios para nuestra salud es el aporte de rutina, un flavonoide con acción antioxidante e inhibidor de la angiogénesis, un proceso fisiológico fuertemente vinculado al desarrollo tumoral.

Este fitonutriente también tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos, muy beneficiosos para nuestro organismo.

A continuación encontrarás la manera más fácil y sencilla de cocinar el trigo sarraceno para emplearlo como base en distintos platos.

Ah, que ¿no sabes dónde comprar el trigo sarraceno ecológico? Aquí te dejo un enlace.

PD: Te recomiendo guardar las semillas de trigo sarraceno en un tarro de cristal en la nevera para que se conserven mejor.

Pasos

1
Hecho

Lava las semillas de trigo sarraceno.

2
Hecho

Calienta un chorrito de aceite de oliva y sofríelas ligeramente para que desprendan su aroma.

3
Hecho

Añade agua en proporción 2:1 (2 de agua por 1 de alforfón).

Sala al gusto.

4
Hecho

Cuece a fuego medio con tapa hasta que se evapore el agua (unos 20 min)

5
Hecho

¡Listo! puedes comerlo solo o utilizarlo como base de otros deliciosos y nutritivos platos.

Patty

Patty

anterior
Tortitas de avena Fit

2 Comentarios Ocultar Comentarios

Deja tu comentario