Café y sucedaneos

El aroma de un café ecológico recién hecho reconforta a todo el mundo. Además está acompañado de un magnífico sabor que multiplica el deleite. No importa que sea el primero del día, el de media mañana o el de la sobremesa. Siempre te hace disfrutar.

Porque al ser café ecológico sabes que no ha contribuido a la deforestación del planeta. Que está libre de restos de fertilizantes químicos. Y que los granos utilizados para prepararlo no están rociados con ningún pesticida tóxico.

En definitiva, sabrás que estás tomando verdadero café, y no sustancias añadidas.

Y para que puedas elegir la variedad que más te gusta, en esta sección encontrarás todo tipo de café ecológico: molido, en grano, soluble, verde, arábica, de comercio justo, sucedáneo de cereales... 

Filtros activos